historia3

2. Napardi, una realidad en marcha

Los días se van sucediendo y el disfrute de la Sociedad es permanente. Raro es el día que no hay mucha gente en ella, dispuestos a gozar de una buena cena, la compañía, el canturreo y la conversación, mientras las Asambleas, como la del 20 de Junio del mismo año, decide subir la cuota de entrada para ir cubriendo las vacantes con nuevas personas instaurándola a 1.200 Ptas. (7,21 €), desestimando en la misma una ampliación de socios y acordándose que en los próximos Sanfermines no puedan entrar al local personas no asociadas.

Así mismo: “Se acuerda designar el día 25 de Julio próximo para de acuerdo con el artículo 29º, permitir la entrada a los locales al personal femenino que sea acompañado por un socio”.

Ya el 13 de Diciembre se dispone en una Asamblea con asistencia obligada del Delegado de Orden Público, en la cual al haber cumplido prácticamente ya un año desde el inicio de la actividad de la Sociedad y de acuerdo con el Reglamento del Régimen Interno se decide nombrar una nueva Junta Rectora, pasando la presidencia a Germán Salas Mondela, aumentar en diez el número de nuevos socios y fijar la cuota en 5 Ptas. (0,03 €) semanales. El primer cumpleaños de NAPARDI fue sonado y ocupó una especie de triduo de festejos, como consta en el acuerdo que fijaba esta celebración:

“Día 19.- Celebrar una misa en la Iglesia Parroquial de San Saturnino, con responso por el alma de Emilio Huerta Barrado, socio fundador de nuestra Sociedad.

A las doce del mediodía habrá un aperitivo en el local social.

Día 20.- Cena popular de confraternización de los socios.

Día 21.- Se organizará un partido de fútbol entre solteros y casados, partido de pelota, carreras y otras atracciones para esparcimiento de los socios, finalizándose con un banquete.

Y con tan fausto motivo, se acuerda finalmente hacer un donativo de 250 Pts. (1,50 €) a los pobres de la Parroquia de San Saturnino, a la cual pertenece NAPARDI y de 1.000 Ptas. (6,01 €) al Asilo del Niño Jesús y cuyos importes se entregarán el día 19 a continuación de la Misa.

En la Asamblea General Ordinaria del 12 de Junio de 1955, se decía textualmente: “Debido al gran incremento sufrido en la partida de Gastos Generales, se acuerda reconducir el problema elevando el importe a satisfacer por todos los socios que utilicen las cocinas la suma de 0,50 Ptas. (0,003 €) iniciales, más la cantidad correspondiente al tiempo invertido de 2 Ptas. (0,01 €) por hora de consumo”.

NAPARDI estrena nueva Junta y Presidente, recayendo este último cargo en Manuel Senosiain Redín.

Ya por aquél entonces empezábamos a ser conocidos y reconocidos y prueba de ello es que el grupo musical “Los Xey” dedican a la Sociedad un disco con el título de “LOS NAPARDIS”.

El 3 de Junio de 1956 se celebra una Junta General Ordinaria para la renovación de los cargos directivos, recayendo la presidencia en Gregorio Martínez. Se toma así mismo el acuerdo de que en todas las Juntas Generales se rece una oración por los socios fallecidos.

NAPARDI continúa también su labor caritativa y en Junio de 1957 se hace entrega al Asilo del Niño Jesús de 9.008 Ptas. (54,14 €), importe proveniente del partido benéfico de fútbol que se jugó en San Juan entre las selecciones juveniles de Guipúzcoa y Navarra.

Entretanto hay cambio de Presidente, que es Jesús Urdánoz San Miguel.

La labor benéfica de la Sociedad sigue su curso y ello se refleja en varios donativos que se siguen dando. Según el acta del 29 de Octubre de 1957 se decide: “Abrir una suscripción y exponer una lista en la tabla de anuncios, pro-damnificados de Valencia”.

Como siempre en fechas Navideñas se acude al Asilo del Niño Jesús a hacer entrega de regalos para los niños y mayores allá asilados. El 6 de Enero de 1958 se fue en comitiva desde los locales de la Sociedad hasta la Plaza de Recoletas acompañados de Reyes Magos y txistularis para hacer, además de los regalos en especie, un donativo por lo recaudado durante el año anterior de 4 .000 Ptas. (24,04 €).