6. Nuevo local y cincuentenario

Si años atrás ya se planteó la necesidad de contar con un local mejor y más amplio, esta exigencia se hacía ya inevitable y era necesario volver a considerarla. El asunto reaparece en Asamblea General.

Con este punto en el orden del día se convoca una Asamblea Extraordinaria el 13 de octubre de 1999. El presidente hizo una detallada exposición del problema y avanzó algunas vías para remediarlo, insistiendo también que no se cumplían las exigencias de las normas MINP fijadas por el Ayuntamiento. Expuso que se había visitado un sitio muy adecuado para nuestros objetivos. Se encontraba situado en la misma calle Mayor.

Aunque todo indicaba que esta operación llegaría a buen puerto resulta que no fue así y en la Junta del 6 de marzo del año 2000 se rechazó su compra. Sin embargo la suerte nos deparó la posibilidad de hacernos con otro local, que por cierto ofrecía junto a un amplio espacio un atractivo interés histórico y arquitectónico. Estaba ubicado en el Nº 2 de la calle Jarauta, haciendo prácticamente esquina con la calle Mayor. Como iba a finalizar el mandato de la Junta se decidió convocar una Asamblea General Ordinaria, para tratar el tema, el 27 del mismo mes de marzo.

Mientras llega el permiso, pues se espera salga adelante, se aprueba la adquisición de unas vidrieras, realizadas por Del Río, que representan escenas del folklore navarro, para su posterior colocación en el nuevo local.

Sobre el local que se propone adquirir, la Junta informa con detalle y dice haber visto un local de unos 200 m2. con los muros de piedra y que consta de dos plantas, planta baja y planta sótano, ésta con arcos también de piedra, situado en la calle Jarauta 2, siendo en total unos 400 m2.

Se aprueba por amplia mayoría, quedando autorizada la Junta para que realice cuantos actos sean necesarios para el cambio del local, es decir, compra del nuevo, venta del antiguo y asunción del préstamo hipotecario correspondiente, más la adjudicación y contratación de obras.

De nuevo se habla de la entrada del personal femenino a la Sociedad y se decide que puedan hacerlo viernes, sábados, domingos y días de fiesta, a comer y cenar, así como los vísperas de fiesta a cenar.

Con los ingresos de la venta del local antiguo hacíamos frente a las obras, comenzando por habilitar el local de planta baja, dejando para una segunda fase el local de semisótano hasta donde llegara el remanente económico sobrante. Ante la aparición de arcos y piedra, la Junta Directiva toma la decisión de habilitar definitivamente la totalidad de los locales, para lo cual presenta a la Asamblea la propuesta con estudio de aumento de presupuesto para su aprobación. La Asamblea decide a la vista de esta consecuencia, aprobarlo por unanimidad.

Conforme va llegando el final de las obras, la situación se acelera, las prisas son mayores, el antiguo local cada vez está más en precario, porque aunque tenemos permiso para seguir en él cuanto sea necesario, la incomodidad aumenta y el utillaje se descuida, a pesar del uso cotidiano que los socios hacen de él. Ya inevitablemente, NAPARDI, calle Mayor, 35, está pasando a mejor vida, al recuerdo, a la nostalgia.

La inauguración de los nuevos locales, será el 19 de Mayo de 2001, y el día 20 tendrá lugar un aperitivo y la presentación social del nuevo y flamante NAPARDI.

Todos los actos resultaron brillantísimos y la prensa se hizo eco de ellos.

La Sociedad sigue su curso y se hace una Junta el día 17 de octubre tratándose diversos temas, entre ellos la posible ampliación del número de socios y la revisión del precio de entrada, transmisión de la condición de socio, compra de pequeños detalles para la terminación de decoración del local y como remate la creación de una comisión para el 50 Aniversario de NAPARDI, que se celebraría en 2003. Se quiere dar un auge especial a todo ello, por lo que se hacen una serie de nombramientos para trabajar y coordinar ideas y proyectos.

La comisión, que se nombra con este exclusivo asunto quedará del siguiente modo:

Presidente Honorario: Germán Salas
Vocales Honorarios: Joaquín del Guayo, Rafael Molina (fallecidos ambos en el transcurso de ese año de celebraciones), Francisco Sexmilo y José Mª Zamarbide

Todos ellos son Socios Honorarios en su calidad de socios fundadores de NAPARDI.

Comité ejecutivo:

  • Presidente: Jesús Mª Astráin
  • Vicepresidente: Vicente Pérez Vidaurreta
  • Actividades gastronómicas: Salvador Bacaicoa y José Mª Erice
  • Actividades culturales: Miguel Dutor y José Manuel Vizcay
  • Publicaciones y filmoteca: José Miguel García Gobeo y Carlos Sanzo
  • Colaboradores: Pedro Lozano, Antonio Ruiz
  • Tesorero: José Luis Catalán
  • Coordinación económica: José Manuel Alvarez
  • Asesoría estética: Eduardo Zubicoa

También se dará cuenta a la prensa sobre las actividades a realizar, y preparar algún tríptico o folleto divulgativo a tal efecto.

La actividad de este comité será ajena a las labores de secretaría, y realizando su cometido al margen de la actividad de la Sociedad.

Durante estos meses del recién estrenado siglo XXI, las distintas secciones siguen su curso y podemos observar cómo somos capaces de competir con nuestro coro más allá de nuestras fronteras y nos llega la magnífica noticia de que el Coro de Napardi consigue el 4º premio de canto para masas corales organizado nada menos que en Gales.

De las actividades gastronómicas previstas destacan el concurso de jóvenes cocineros, menores de veintisiete años, así como un homenaje a cocineros navarros que trabajen en nuestra Comunidad o fuera de ella, con el título genérico de: “Hoy nos cocina…”, rindiendo a su vez homenaje a los productos de la tierra tales como alubias, verduras, cerdo, pimientos, espárragos, quesos, etc.

También se organizarán conciertos por parte del coro, exposición fotográfica, viajes a sociedades hermanadas, etc.

Durante este año de aniversario que estamos atravesando hemos efectuado diversos acontecimientos entre los que caben destacar los siguientes:

Hoy nos cocina: Koldo Rodero de R. Rodero

Hoy nos cocina: Enrique Martínez de R. Maher

Hoy nos cocina: Martintxo Iturri de R. Beti-Jai

Hoy nos cocina: Firmin Arranbide de Les Pyreneés

Hoy nos cocina: Pedro Larumbe de R. Larumbe

Concurso de Jóvenes Cocineros.

Homenaje a la verdura: José Aguado de Tudela

Homenaje al pincho: Bar José Luis de Tudela

Homenaje al Queso de Navarra: Roncal-Idiazabal

Homenaje a la Alubia Roja: Cofradía de la Alubia de Tolosa (nos entregan la Txapela de la Cofradía)

Homenaje a la Seta y el Hongo: Cofradía de la Seta y el Hongo de Navarra

Día de la Gastronomía de Navarra: Cintruénigo

Homenaje al Aceite de Navarra:Trujal de Arroniz

Concesión de Insignia de Oro de Napardi a: Pedro Lozano Bartolozzi

Concesión de Plato de Napardi a: Golem

Presentación de la película “Desde el balcón de NAPARDI”.

Formalización del compromiso con “Hospital de Nemba” (Pabellón materno-infantil “NAPARDI”).
Cena Pro-Nemba. Institucional

Homenaje a Alfredo Landa.

Y nos han concedido los siguientes galardones:

  • Hotel Maisonave, dándonos el premio de Neptuno Niño.
  • 1er Premio de cocina de hongos en Elgorriaga.
  • Concesión de la medalla del Ateneo de Navarra

No queremos pasar por alto, no obstante, en darle la importancia que merece, al local donde estamos ubicados en la actualidad. Un espacio histórico en el cual hemos encontrado, además de más comodidad que en el anterior, más seguridad, mejores instalaciones y un “refugio” en mejores condiciones que el anterior, al que poco a poco le vamos dando sabor y familiaridad como teníamos en la calle Mayor.

Es un edificio que está catalogado por su arquitectura y decoración al margen de por su lugar estratégico tal como recoge nuestro “Gallico de Oro” de 2002. Es uno de los pocos exponentes de la arquitectura civil modernista y según se destaca en el Catálogo Monumental de Pamplona, “logra una interpretación personal del eclecticismo decimonónico, plenamente diferenciado de la arquitectura que poco antes hacían Ansoleaga o Goicoechea en el casco histórico de Pamplona”. “El empaque de este edificio alejado del esquema de vivienda común se puede explicar por construirse para sede del diario tradicionalista El Pensamiento Navarro, si bien con el tiempo, se adecuó como casa de vecinos”. Posteriormente estuvo ocupado por la Pollería Iriarte, pasando luego su propiedad a una fontanería de la calle San Antón, que lo utilizó como almacén y exposición. No obstante, aquí queremos ofrecer una pequeña síntesis del mismo, tal como se ha ido recogiendo recientemente de diversos escritos y la memoria de los técnicos que lo han hecho posible, Eduardo Zubicoa y Sebastián López Aznárez:

Son 400 m2 distribuidos en dos plantas si bien existe un subsótano de unos 40 m2, que se utilizan para bodega, el cual está acristalado en su techo con o que se ve perfectamente desde arriba la mencionada bodega. Se ha sacado a la luz una arquitectura gótica, con paredes de piedra posiblemente del siglo XII, disponiendo de unos arcos ojivales, vigas de madera y los solivos, además de una almazara posiblemente empleada para trujalar el aceite antiguamente, al cual se le ha dotado de todas las comodidades posibles para hacer la estancia más agradable dentro de un entorno antiguo, pero con los últimos adelantos, lo que nos da una estancia única para su uso y disfrute.